A partir del uno de febrero de 2014 entrará en vigor el SEPA (Syngle Euro Payments Area)

“Zona Única de Pagos en Euros” o zona en la que los distintos agentes económicos (individuos, empresas, …) pueden efectuar o recibir pagos en euros dentro de Europa, dentro de su país o entre distintos países en las mismas condiciones o con los mismos derechos y obligaciones, independientemente del lugar en que se encuentren.

Con esto se pretende que los pagos en euros entre cualquier cuenta entre distintos países de la zona de aplicación se realicen de forma tan sencilla como dentro del país, para así facilitar los intercambios internacionales dentro de Europa.

Los países que integran la zona SEPA son 33: los 27 estados miembros de la Unión Europea y Liechtenstein, Islandia, Noruega, Suiza y Mónaco.

Este sistema afectará a las transferencias, las domiciliaciones y el uso de tarjetas.

Una cuenta SEPA se identifica con dos códigos:

  • IBAN: (International Bank Account Number)
  • BIC: ( Business Identifier Code)

Estos códigos deben ser facilitados por la Entidad Financiera.